sábado, octubre 21, 2006

AMÓS, PROFETA DE LA JUSTICIA SOCIAL

Amós, Pastor de Tecoa (Amós 1,1) predicó por el 750 a.C. El pueblo de Dios estaba entonces dividido en dos reinos: al norte, el de Israel con sus capitales en Samaria y Betel; el rey era Jeroboan II. Al sur, el de Judá con la capital en Jerusalén; el rey era Ozías.

Amós era el mayoral de los ganados del rey en Tecoa (a 8 kilómetros de Belén, ciudad donde nacería Jesús). Nació en el reino de Judá, pero sería profeta de Dios en el reino de Israel, al norte.

Amós, que visitaba con frecuencia la corte real de Jeroboán II para tratar de negocios, se dio cuenta enseguida de lo que ocurría en la capital: ¡Qué lujo! Observó también las caravanas de viajeros con que tropezaba en el camino. Amós se sintió desanimado por lo que vio. ¡Todo estaba podrido!

Algunos comerciantes eran injustos: engañaban a la gente y cobraban precios exorbitantes. Los ricos abusaban de los pobres y llegaban a tener varias casas decoradas con madera preciosa, mientras que los pobres carecían de cobijo. Las damas de Samaria pasaban horas tumbadas en divanes y cojines de seda. Sólo pensaban en comer y beber con sus maridos.

Amós era un hombre del campo a quien el Señor llamó para defender la verdad y la justicia; hablaba fuerte contra los defraudadores y explotadores (Amós 8, 4-5): "Escuchen esto los que pisotean al pobre y quieren suprimir a los humildes de la tierra... disminuir la medida y aumentar el precio, falsificando balanza..."

Amigo(a) lector(a), ¿no cree usted que estas denuncias del profeta son una cruda realidad de injusticia que aun hoy se vive a diario en nuestro bello y amado país? El profeta exhorta a buscar el bien, no el mal (Amós 5, 14) Aborreced el mal, amad el bien (Amós 5, 15)

LA MISIÓN DEL PROFETA
El profeta es un hombre al servicio de la palabra y la verdad. El profeta anuncia, denuncia y renuncia. Anuncia un mensaje de Dios al pueblo. Denuncia el pecado, la injusticia y todo aquello que se contrapone a la verdad, al mensaje del reino y a la Palabra de Dios. En cuanto a la renuncia, el profeta no se deja sobornar, ni comprar su conciencia; no cede ante la tentación del dinero, poder, comodidades, etc.

Amós, además de ser un profeta que denuncia el mal y pregona la justicia, plantea unos datos interesantes. Por ejemplo, cita a Jeroboan II, rey de Israel del año 743, habla también de un terremoto (Amós 1,1). Con este dato del terremoto Amós está atestiguando por excavaciones arqueológicas de Jasor en la alta Galilea que habrían tenido lugar a mediados del Siglo VIII a.C., según Za 14, 5.

Es importante aclarar que no se trata de una simple indicación cronológica: los editores del libro, responsables de esta noticia, vieron en él sin duda una manifestación divina que venía a confirmar el mensaje de Amós (cfr. Amós 9, 5. Salmo 75, 4. Miqueas 1, 4)

El libro contiene 9 capítulos y se divide en cuatro bloques, así: primero, juicio de las naciones limítrofes de Israel y del mismo Israel (capítulos 1 y 2); segundo, amonestaciones y amenazas a Israel (capítulos 3, 4, 5 y 6); tercero, las visiones (capítulos 7, 8, 9, 1-10), y cuarto, perspectivas de restauración y de fecundidad paradisíaca (capítulos 9, 11-15).

Amós denuncia también a los traficantes que se aprovechan de las fiestas religiosas para explotar la miseria del pueblo.

¡Qué pena que se encuentren tan pocos profetas del temple de Amós, que se atrevan a denunciar tanto en el tercer mundo como entre nosotros el lujo desenfrenado de unos cuantos privilegiados al lado de la terrible miseria de millones de hombres explotados! Por eso el Papa Juan Pablo II se atrevió a decir que sobre toda propiedad privada grava una hipoteca social.

4 comentarios:

Anónimo dijo...

gracias su trabajo fue de gran ayuda

Anónimo dijo...

Dios Los Bendiga la pagina me ayudo mucho

Anónimo dijo...

Si+ esta bastante completo, gracias por la información.

Anónimo dijo...

Gracias por dar luces para la
comprensión del mensaje de Amós.