jueves, octubre 22, 2009

NUESTRA PORTADA




Un llamado a la Vida Consagrada

Por hermana Bertha Salazar*
En la actualidad, muchos se preguntan: ¿qué es la Vida Consagrada? En pocas palabras podemos decir, que es el signo y manifestación del Reino de Dios, pues las religiosas estamos llamadas a vivir el espíritu de las Bienaventuranzas concretado en los valores del Reino de Dios.



La Vida Consagrada nace de una vocación, es decir, un llamado de Dios a un estilo de vida entre el pueblo de Dios. Es un servicio a Jesús y desde Jesús un servicio a la Iglesia. Consagradas a Él derramamos nuestra vida a sus pies, entregando lo más precioso de nosotras, la libertad, el amor, toda nuestra persona a Él y Su causa; y desde el amor a todos los pobres, como el mismo Dios los ama.La finalidad de la Vida Consagrada es seguir a Jesús, respondiendo a Su llamado. Nuestra entrega es signo, profecía, servicio; es derroche de amor al Dios vivo a quien amamos, de esta manera, damos todo, especialmente a los hermanos más necesitados.




¿Dónde encontramos la Vida Consagrada?


La Vida Consagrada tiene un campo muy abierto a la pastoral comunitaria en sus diversos carismas, como lo son: la salud, misión, parroquia, centros de salud y educación, formación en valores, medios de comunicación social, atención al adulto mayor, juventud, éticos, culturales y étnicos. Es así, como llevando el mensaje de Jesús, incondicionalmente servimos a la Iglesia, aportando lo mejor en un mundo necesitado de Dios y donde el materialismo ha causado muchos daños, allí podemos contribuir con nuestro granito de arena.




Consagración de la Mujer a la Iglesia


En la historia de la humanidad la mujer siempre ha estado presente en la Iglesia a través de la Vida Consagrada; sin nuestro aporte, la Iglesia y el mundo tendrían aún más necesidades, más tristezas y menos sentido humano para construir una sociedad en fraternidad.




En el mundo somos muchas las que hemos optado por este estilo de vida y viviendo en muchos lugares del mundo, servimos siempre con gozo y alegría.




En la Vida Consagrada, tenemos comunidades religiosas femeninas que entregan sus dones, talentos y conocimientos al servicio de la salud, la educación, entre otros ámbitos, ejemplo de esto, son las hermanas franciscanas de la Clínica la Asunción, quienes nos dedicamos al cuidado de los enfermos. Por su parte, las religiosas de Santa Maria de la Providencia, responsables de la educación de niñas y jóvenes que se forman en el colegio Buen Consejo, las hermanas de las Dominicas dirigen varios colegios de la Región Caribe, entre los que se destacan el colegio Lourdes y San Miguel del Rosario.




Existen en nuestra Arquidiócesis, un grupo de religiosas llegadas del África y son las encargadas de apoyar la Misión Infantil.




Hay un grupo de mujeres que entregaron sus vidas a la oración permanente por los demás, ellas viven en clausura y en nuestro departamento son las hermanas pobres de Santa Clara - Clarisas.




Todas las mujeres que un día decidimos arriesgamos a tomar la decisión, estamos llenas de gozo y alegría, pues Ganamos al descubrir nuestra vocación. Optamos por seguir a Jesús de manera diferente, sembrando esperanza y amor en cada rincón del mundo.




Si tú joven, has sentido el llamado de Dios y te sientes motivada por saber más o ya tomaste tu decisión, anímate a formar parte de la maravillosa misión que Jesús te tiene preparada al acogerlo completamente en tu corazón, anímate a acercarte a alguna de las congregaciones religiosas que existen en la Arquidiócesis de Barranquilla, en lugares como hospitales, centros de atención del adulto mayor y educación. Puedes comunicarte con la hermana Bertha Salazar, representante de la vida religiosa en Barranquilla, al celular: 3145850430 o escribir al correo: berthac16@hotmail.com, también puedes dirigirte a la Pastoral Vocacional en la Curia Arquidiocesana (Calle 75B No. 42F – 83), llamar a los teléfonos 3600047 – 3690767 ext. 135 o escribir a intensodecorazon@hotmail.com.




* Congregación de Hermanas Franciscanas Misioneras de María Auxiliadora. Representante de la Vida Religiosa en Barranquilla.

miércoles, octubre 21, 2009

Encuentros con el Arzobispo

Unidad Pastoral de la Santa Cruz
Feligresía viva en la fe

Por Julio Giraldo*
Hace 30 años la ciudadela 20 de julio empezaba a ser habitada por familias de escasos recursos económicos, las cuales salieron favorecidas con el programa de vivienda que ofrecía el Gobierno de Belisario Betancourt a través del Crédito territorial. Monseñor Germán Villa Gaviria preocupado por la labor pastoral, especialmente porque anhelaba que todos los barrios que iban naciendo tuvieran asistencia espiritual de la Iglesia, invitó al Padre Claudio Martín Blanco para ir a ese sector de la ciudadela y empezara a construir comunidades.

En ese entonces no había capilla, ni casa para el sacerdote; el padre Claudio llegó al sector un domingo del año 1982, se estacionó en una cancha de fútbol que quedaba en una esquina, conversó con la gente, fue casa por casa y se encontró con una sorpresa muy agradable, resulta que Monseñor Carlos Arturo Rocha Blanco, quien para la época era párroco de San Juan Bautista del Barrio el Silencio, todos los domingos visitaba el sector en compañía de varios catequistas, celebraba la Eucaristía, rezaban el rosario, visitaban familias, animaban a la gente y esto dio como resultado que se conformara una primera comunidad, la cual resultó ser la base sobre la cual el padre Claudio construiría la unidad pastoral del sector que le habían encomendado.

El padre Claudio ya con un grupo tan selecto y evangelizado, estudió bien el sitio para la construcción de la parroquia, eligió el nombre que llevaría, mandó a elaborar los planos y logró construir algunas columnas. Como el terreno no estaba legalizado, esas columnas fueron derribadas, por lo tanto, se perdió lo construido, como si fuera poco, el padre Claudio se enfermó y debió renunciar a la obra que con tanto amor quería terminar.

A pesar de la difícil situación, Monseñor Germán Villa Gaviria promulga el decreto No 997 del 7 de febrero de 1985 con el cual se crea la unidad pastoral de la Santa Cruz. Es así como el día que inauguraron el Estadio Metropolitano, al finalizar la ceremonia, Monseñor Villa le dice al padre Tamayo: “ mi querido padre, ayude usted a conseguir un sacerdote que quiera venir a este sector a continuar el trabajo del Padre Claudio”, Tamayito pensó y se dijo muy dentro de sí: “yo quiero dejar la Catedral y venirme a estos barrios para hacer lo que a mi me gusta”, le manifestó al Arzobispo su deseo y fue así como un 31 de diciembre de 1986 después de celebra la misa en la Catedral, tamayito empaco maletas y llegó al barrio. De inmediato viajó a Bogotá, se entrevista con la doctora María Eugenia Rojas quien era la directora nacional del Crédito Territorial, consigue con ella la donación y legalización del terreno. La doctora por su parte imparte ordenes precisas para que los arquitectos e ingenieros que trabajan con el crédito Territorial en Barranquilla, se encarguen de los planos y todo lo relacionado con la construcción de la unidad pastoral y el complejo parroquial de la Ciudadela 20 de julio.

La construcción se inicia con la participación de todos los miembros del sector, ellos aportan materiales, dinero y su trabajo. Además gracias al buen corazón de fabricas, industrias, almacenes, ingenieros, ejecutivos y las donaciones de personas de la ciudad, se construyó la Iglesia, su complejo parroquial y se construyó la parroquia de San Pancracio, parte de la unidad pastoral del Divino Niño, entre otras.

En ceremonia solemne y con la presencia del Señor Nuncio Apostólico, el 16 de julio de 1988, fue bendecida la moderna y amplia la unidad pastoral bajo la protección de la Santa Cruz en la Ciudadela 20 de julio.

La Parroquia Hoy:
Hoy sigue siendo una parroquia modelo y con mucha feligresía, el trabajo pastoral de los sacerdotes que han hecho presencia ha sido muy valioso; a su anterior párroco el padre Humberto Brum le correspondió organizar y dar a conocer e instruir en el nuevo plan de evangelización a los grupos de oración y apostolado que hacen parte de la comunidad parroquial; actualmente hay aproximadamente 40 asambleas familiares a la semana y organizados los grupos de oración que se reúnen diariamente y a distintas horas en el templo parroquial.

La vida sacramental es abundante y la asistencia a las Eucaristías es numerosa y sobre todo muy participativa; el templo como sus instalaciones parroquiales se encuentran en magnificas condiciones.

En el aspecto social, se realizan varias obras como lo es el mercado campesino, en el cual los días sábados las personas pueden comprar sus productos directamente a los cultivadores y productores abaratando así la canasta familiar.

El 26 de abril del presente año, se posesionó el nuevo párroco, el padre Mario Escorcia García, quien llegó con muchos deseos de seguir con la obra de sus antecesores, fue recibido con gran alegría y lo primero que hizo fue conectarse con su nueva comunidad, escuchar y valorar con ellos el trabajo. Hoy el sacerdote y la feligresía dan continuidad al buen trabajo de su antecesor, se han reforzado algunos programas y se abrieron nuevos frentes de evangelización; se fortaleció la pastoral juvenil y se tienen ya listos algunos proyectos, entre ellos el que la parroquia se pueda dar a conocer en Colombia, por eso ya el pasado que permitirán fortalecer la comunidad pastoral de la Santa Cruz.
* Periodista - Hisoriador. julioetica@yahoo.com
8 NUEVOS PRESBITEROS, INSTRUMENTOS DE SALVACIÓN PARA EL MUNDO
Una gran bendición ha recibido la Arquidiócesis de Barranquilla, en el marco del Año Sacerdotal y para la apertura de la Segunda Semana Vocacional del presente año. El 5 de septiembre fueron ordenados ocho nuevos sacerdotes por imposición de manos del Arzobispo de Barranquilla, Monseñor Rubén Salazar Gómez, en celebración solemne concelebrada por sus Obispos auxiliares, Monseñor Luis Antonio Nova y Monseñor Víctor Tamayo, y el presbiterio arquidiocesano.

Por primera vez en la historia de la Iglesia que peregrina en el Atlántico, un número similar de jóvenes entregaron su vida al servicio de la Iglesia. Los nuevos sacerdotes son: Geovanny Mercado, Jair Panza, Roberto Tarra, Daniel Cantillo, Luis De la Rosa, Juan Carlos Sermeño, Miguel Gómez y Azael Gutiérrez.

Como Iglesia comprometida con la evangelización, es momento de dar gracias desde lo más profundo de nuestro ser, porque Jesús ha mostrado que sigue vivo en medio de nosotros, de esa manera continúa salvando al mundo, mostrando el amor misericordioso de Dios, haciendo presente y efectivo ese amor, precisamente con la ordenación de ocho nuevos presbíteros para la Arquidiócesis de Barranquilla.

En esta ocasión la ordenación sacerdotal, no solamente coin-cidió con la Semana Vocacional, sino con la Semana por la Paz, el Señor Arzobispo, expresó que esta realidad nos permite tomar conciencia que el orden sacerdotal está dirigido a transformar el mundo, a crear la paz y es fruto de la unión profunda con Dios por medio de Jesucristo y por la acción del Espíritu Santo.

La necesidad de más vocaciones, de seres llamados a configurarse con Cristo en el orden del sacerdocio, se hace cada vez más latente ante la realidad de la Arquidiócesis de Barranquilla, pues se hace necesario, como mínimo 350 sacerdotes para atender a una población cercana a los 3 millones de habitantes del territorio atlanticense, además es urgente la presencia de pastores que lleven el mensaje de salvación a un mundo que ha centrado su vida en seguir sus propios instintos, pasiones y caprichos, en construir la vida sin ninguna moral, sin ninguna ética; todos los bautizados estamos llamados a una vida santa, a brindar nuestra existencia a la voluntad de Dios y así, siendo testigos, podamos llevar al mundo la alegre noticia de que hay una forma diversa de vivir, la vida del amor.

NUEVOS PRESBÍTEROS DE LA MANO DEL PDRE
La Arquidiócesis de Barranquilla está de fiesta, se ha enriquecido con el ministerio de ocho nuevos presbíteros, desde 2005 cuando seis jóvenes recibieron el orden del sacerdocio, la comunidad que peregrina en el Atlántico no había sido testigo de la buena noticia de recibir a un número similar de ordenados.

Los nuevos presbíteros fueron llamados para salir de si mismos y entregar su servicio a los demás, ellos han sido elegidos para contribuir a la misión de la Iglesia en el mundo. Desde hoy, son heraldos del Evangelio, instrumentos de salvación, y para nuestra Arquidiócesis, son los pastores que guiarán el Proceso Diocesano de Renovación y Evangelización PDR/E en cada una de las comunidades.

A diferencia de los antiguos sacerdotes, quienes han trabajado arduamente en las comunidades para llevar el plan de evangelización de nuestra Iglesia particular, los ocho nuevos presbíteros han vivido desde su proceso de formación en el seminario, la nueva metodología del PDR/E, esto quiere decir que su visión es mucho más clara en comparación con los demás sacerdotes quienes vivieron el proceso de adoptar la nueva visión del proceso pastoral y para llevarlo a la realidad de cada una de las unidades pastorales.

Todos como cristianos comprometidos con la labor evangelizadora, debemos orar no sólo para que Dios siga llamando a jóvenes para configurarse en el orden del sacerdocio, sino para que nuestros presbíteros, se mantengan fieles a su misión en la Iglesia católica, especialmente en la Arquidiócesis de Barranquilla; no hay duda que hemos sido bendecidos, especialmente en este Año Sacerdotal, ocho jóvenes han sido ordenados al sacerdocio y en octubre, cuatro recibirán el ministerio del diaconado.

Cada día entendemos el significado de ser presbítero, del llamado que Dios hace a quienes Él mismo elige para seguir Su misión salvadora en el mundo.
Democracia y Miseria
Por William Romero Bernal*

Mientras las cifras de pobreza absoluta en Colombia son tan escalofriantes, nuestros más grandes dirigentes se preocupan fundamentalmente por el tema de la reelección y todo el proceso del referendo; naturalmente esto demuestra las intenciones de las personas en nuestra sociedad, la preocupación tan desenfrenada por el dinero, el dominio y monopolio de las cosas, debe ser que las persona hemos caído en el indiferentismo total, donde lo único importante es mi propia realidad; será que cada vez más se hace realidad el pensamiento de alguno de nuestros ilustres pensadores: “Yo soy yo y mis circunstancias”, en la cual cada persona le preocupa lo propio, la individualidad. Sin dudarlo, esa es la triste realidad de nuestras sociedad, precisamente la guerra fratricida que nos ha rodeado por varias décadas ha imposibilitado el trabajo conjunto y el establecimiento de verdaderos sentimientos de hermandad y cooperación entre las personas.

Es muy triste que la gran preocupación sea de vigilancia, de un despliegue armamentista, de cuidado de las fronteras territoriales, de soberanía nacional, de simple preocupación por los intereses de unos pocos, se nota claramente que los verdaderos sentimientos que deben orientar a las personas que dirigen a los pueblos hace mucho tiempo han sido cambiados por los deseos de poder, que van unidos naturalmente a la corrupción, al clientelismo y por lo tanto al oportunismo y aprovechamiento de la ocasión para lucrarse y beneficiar a quienes han sido cómplices en las diferentes actividades.

Las páginas del Evangelio han desaparecido no sólo de las letras constitucionales, sino del corazón de tantas personas y de la realidad social de nuestro país, estamos obrando como Caín y Abel en pleno siglo XXI; el respeto por la vida y la dignidad de las personas han sido erradicadas casi de manera obligatoria, no sólo se atenta contra los derechos fundamentales, sino que se ha vuelto una costumbre permisiva legislar en contra de la persona. Las normas no favorecen la sociedad, sino que son puestas al servicio de quienes las promulgan, se ha caído en el sinsentido en todos los aspectos, en el caos y la anarquía total, bajo el pretexto y la demagogia de una democracia participativa, que promueve la seguridad nacional.

Tanta inversión en la guerra y en la compra de armamentos, tantos falsos positivos, tantas equivocaciones en las políticas de seguridad, mientras se caen progresivamente las escuelas, las vías de comunicación son lugares de verdadero peligro para quienes se arriesgan a transitar, de la sensación que nuestras tierras se han convertido en campos donde se puede practicar cualquier deporte extremo, porque tiene todos los peligros: desde las condiciones más deplorables hasta las minas antipersonas o la inseguridad que ronda en todos los lugares, porque ante la miseria extrema de más de la mitad de la población, sobrevivir se convirtió poco a poco en lo cotidiano y normal.

Como se aprovechan los poderosos de la necesidad de los demás, claro es que en verdad mientras más pobreza haya, es más fácil gobernar, mientras más miseria haya es mucho más fácil dominar las personas y los pueblos, empobrecer los pueblos se convierte cada vez más en una estrategia política, es una condición postmoderna de esclavitud.

Estamos en un estado donde tenemos derecho a todo: educación, vivienda, alimentación, bienes, vida digna, entre otros, lo grave está en como conseguir esos derechos, cuando lo más importante no es la persona, sino los bienes materiales. Nuestra democracia, ha perdido la credibilidad, ha perdido la verdadera esencia, ya no es el pueblo quien gobierna, pues las elecciones siempre estarán controladas por quienes tienen en sus manos el poder.

Este debe ser un momento propicio para la reflexión, para revisar las actitudes, mirar los parámetros de juicio que se tienen a la hora de acudir a las urnas, urge cada vez más formar verdaderos líderes que se preocupen por el crecimiento y el progreso de los ciudadanos, por ayudar a que las personas tenga los bienes necesarios para vivir, es la hora de compartir, dejar las guerras fratricidas y unirnos de tal manera que compartiendo los bienes y servicios tengamos una sociedad solidaria, donde todas las personas puedan satisfacer las necesidad básicas, en la cual sus gobernantes tengan la preocupación de servir y no de servirse, una sociedad donde quitemos las guerras y las cambiemos por empresas, empleos y medios para que todos los productos puedan tener una comercialización adecuada, no pretendamos quitar la delincuencia, si antes no se les suministra a las personas los medios necesarios para vivir. Que los gobernantes se preocupen por los problemas sociales y no por su bienestar y su conveniencia, que los recursos económicos sean distribuidos e invertidos en las comunidades de acuerdo a sus necesidades, que no sean un medio para comprar o vender poderes de acuerdo a los intereses particulares. Que diferente sería una sociedad donde se velara por la dignidad de todas las personas y no tanto por los intereses de unos pocos o de grupos minoritarios que controlan el estado. Diferente sería nuestra sociedad si pensáramos en la realidad trascendente, en la seguridad absoluta de la vida que es la muerte, en la imposibilidad de perpetuar la vida terrena, en la continuidad de nuestra vida después de la muerte, sólo así todas las cosas pasarían a un segundo lugar y las preocupaciones desaparecerían para dar inicio a una vida solidaria y caritativa donde Dios sería el director de la historia y la sociedad.

*Párroco unidad pastoral Cristo Sacerdote

El Rincón de Pablito

Amiguitos: ¡Hablemos de vocación!

En cada lugar que visitó por estos días, sólo escucho hablar de una cosa, es la palabra vocación; en mi parroquia, en el colegio, mis vecinos, mi familia, todos hablan de lo mismo, pero al principio no entendía que quería decir: “vocación”, así que le pregunté al sacerdote de mi parroquia y por supuesto, la respuesta la voy a compartir con ustedes, porque seguramente estarán haciéndose la misma pregunta.

Les cuento que la vocación es el llamado que Dios nos hace para servir a los demás. Viene de Dios y se convierte en un servicio a la comunidad. Ejemplo de esto, es ser sacerdote, religiosa o como nuestros papitos, padres de familia, también están los solteros con compromiso cristiano.

Si quisiéramos saber mucho más de las vocaciones para ser sacerdotes y religiosas, les digo que las podemos encontrar en muchos lugares, no sólo en las parroquias están los sacerdotes y en los colegios de niñas las monjas, sino que en hospitales, casas para abuelitos y niños sin papás, o trabajando por los más necesitados se encuentran todas las mujeres y hombres que con un gran corazón entregaron su vida a Dios y al servicio de la comunidad.

Como niños comprometidos con la Iglesia, oremos no sólo cuando vayamos a Misa, sino con nuestras familias, amigos y compañeros de colegio para que Diosito llame a más jóvenes a seguirlos y si es su voluntad que nosotros en un futuro seamos sacerdotes o religiosas nos atrevamos a seguirlo con amor. En tu parroquia también pueden ayudarte a responder tus preguntas acerca de vocación.


NUESTRA PORTADA


¿hablas de vocación?
Por Alexi Mattos, Pbro*

En la Arquidiócesis de Barranquilla se habla de vocación y durante mucho tiempo han trabajado en ello sacerdotes, laicos, religiosos y religiosas; se han aprovechado las semanas vocacionales, la publicidad, realizado alianzas estratégicas, encuentros promocionales, visitas a instituciones educativas y a parroquias, entre muchas otras actividades. Por su parte, Dios ha sembrado vocaciones a la vida sacerdotal y religiosa en nuestro departamento del Atlántico y se han despertado muchas de ellas a lo largo de historia, pero: ¿Tú hablas de vocación?

Sin dudarlo, estamos en un ambiente vocacional, creando cultura vocacional, realidades necesarias para que los llamados a la vida sacerdotal y religiosa se despierten, se atrevan y logren germinar en la Iglesia universal, sirviendo especialmente en la Arquidiócesis de Barranquilla.

Año Sacerdotal despertar Vocacional
En este año sacerdotal Dios está bendiciendo a nuestra Arquidiócesis con jóvenes que al igual que otros, tienen sentimientos, talentos y a su vez debilidades, seres que forman parte de hogares con diversas características; con estudios de primaria, secundaria y universitarios, quienes han sido llamados personalmente a través de la Iglesia para ser sacerdotes por siempre.

El próximo 5 de septiembre, ocurrirá en el Atlántico un gran acontecimiento eclesial, pues a las diez de la mañana, en la Catedral Metropolitana María Reina, ocho jóvenes atlanticenses recibirán por medio de la imposición de manos y la oración consecratoria de Monseñor Rubén Salazar el orden sacerdotal. Este acontecimiento puede que esté pasando cada año con la ordenación de uno, de dos y hasta de seis sacerdotes; pero decir ocho sacerdotes: Daniel Cantillo, Giovanni Mercado, Jair Panza, Roberto Tarra, Juan Carlos Sermeño, Luis De La Rosa, Ázael Gutiérrez y Miguel Gómez es levar hoy más que nunca nuestra oración de acción de gracias a Dios, pues en la historia de nuestra Arquidiócesis es el mayor número de diáconos que recibirán el orden del sacerdocio y a partir de ese momento han de entregar su vida entera para Configurar sus vidas con Cristo, amar sin límites y servir con total entrega a la Iglesia, buscando la evangelización de un pueblo que necesita hoy más que nunca de la presencia viva de Cristo. Por eso, es el momento que oremos y elevemos plegarias para pedirle Dios que siga bendiciendo a este departamento de Colombia con muchos sacerdotes santos.

¿Qué haces por las vocaciones?
Cuanta ignorancia se constata en las familias, en la escuela, en las parroquias sobre lo que es a ciencia cierta VOCACIÓN. Han sido muchos los momentos en que se le pregunta a docentes, profesionales, trabajadores, padres de familia, empresarios, locutores de radio, famosos que tienen que hablarle a mucha gente: ¿qué es vocación? y nos vemos ante respuestas en las que se confunde profesión y vocación; o no se sabe sobre el tema; o simplemente se reduce el término enmarcándolo de manera exclusiva sólo en la vocación sacerdotal y religiosa. ¿Pero quién tiene vocación, quién la da, cómo descubro mi verdadera vocación?. El interrogante continúa planteándose. No se puede hablar de lo que no se sabe.

¿Qué es vocación?
En primer lugar tenemos que afirmar que vocación se refiere al llamado que hace nuestro Padre Dios por medio de Jesucristo a realizarnos integralmente como personas en medio de la sociedad y de la Iglesia. La vocación viene de Dios y se convierte en un servicio a la comunidad; de esta manera toda vocación se caracteriza por ser un servicio. Es importante afirmar que la vocación es un estilo de vida permanente, en cambio la profesión es un oficio que sirve de igual manera a la comunidad pero que no necesariamente es para siempre. No faltará el que vea la vocación y la profesión como escenarios incompatibles, pero no sucede así; toda profesión depende, y es necesario que así sea, de una vocación: vocación a ser padres de familias, vocación a la vida consagrada, vocación a la vida sacerdotal, o vocación a la soltería pero con compromiso cristiano. Conozco padres de familias con diferentes profesiones que antes que ser un obstáculo a la vocación la enriquece; de igual manera en nuestra arquidiócesis hay sacerdotes y religiosas o de vida consagrada con profesiones tales como el derecho, la psicología, ingenieras, licenciados en filosofía, etc.

La realidad de nuestra arquidiócesis nos exige HABLAR DE VOCACIÓN en cualquier ambiente ya que Dios puede estar llamando en el ambiente universitario, estudiantil, empresarial, obrero, etc. Por eso, es fundamental que aprovechemos para hablar siempre que Dios sigue llamando. Otro aspecto en este tema importante es que la vocación Dios la da desde nuestro nacimiento, pero se despierta en la niñez, o en la adolescencia, o en la juventud o en la adultez. Es importante saber que toda vocación necesita enriquecerse o alimentarse desde una experiencia personal con Cristo y desde ahí, fortaleciéndose en la oración, la vida sacramental participando especialmente de la eucaristía y del sacramento de la penitencia.

Aprovechemos esta segunda semana vocacional para HABLAR DE VOCACIÓN. Invito a los padres para que le hablen de vocación a sus hijos; los docentes a sus estudiantes; los sacerdotes y religiosas a toda la comunidad; los profesionales a sus pacientes o clientes; los catedráticos a los universitarios. Como iglesia hablemos de vocación.



* Delegado Arquidiocesano para la Pastoral Vocacional

De Mujer a Mujer

La honra y dignidad de la mujer
Por Jaynes de Jesús Hernández Natera*

La honra es como un vaso de agua limpia y pura que se puede mantener, vivificar su sabor y olor con virtudes, como también agotarse, evaporarse, contaminarse, pero si ocurre, no es el fin, ya que se puede restaurar si se bebe en la fuente de agua viva que es Cristo, y se tiene plena confianza en María, Vaso Honorable, quien nos surte con su pureza y nos alimenta el espíritu, ella es Vaso espiritual y Vaso insigne de devoción, fuente de amor.

“Si conocieras el don de Dios”(Juan 4,10), dice Jesús a la samaritana. Sus palabras llenas de vida, vida nueva y digna, llaman a tomar parte de Su misión a la samaritana, quien alegre, libre y sana corrió a las calles a comunicar que ya no tendría más sed; a partir de ese momento, en aquella aldea muchos creyeron en Él por lo que había contado la mujer (Juan 4,39). Jesús le dio agua del manantial de Su misericordia a aquella samaritana que había tenido varios maridos; una mujer sedienta de amor, ignorada, desvalorizada en el pueblo; ella desconocía que podría recuperar el sentido de la estima y respeto de sí misma. Al encontrarse con Jesús, Él la llevó a encontrarse consigo misma para que así reconociera que estaba en el camino equivocado y se animara a darse cuenta que aún podría hacer algo bueno. Este es un fiel ejemplo de que nunca es tarde para restaurarnos. En agradecimiento a Dios, la samaritana dio su testimonio al pueblo.

Amiga es hora de que te preguntes: ¿Has dado testimonio de la resurrección de Cristo y de cuánto te ama? Comunicar a Cristo hace parte de nuestra dignidad, las mujeres somos las primeras en anunciar a Cristo (Mateo 28.1-1 - Lucas 24,8-11).

Las mujeres somos destacadas por el magisterio de la Iglesia, es por eso que en este se habla acerca de nuestra dignidad. El Papa Juan XXIII declaraba en la encíclica “Pacem in Terris” un alegato a favor de la mujer: “La mujer, cada vez más consciente de su dignidad humana, no tolera ser considerada como un instrumento, sino que exige que se le trate como persona, tanto en el hogar como en la vida pública”.

Por su parte, Juan Pablo II en su carta apostólica en 1988 “Mulieris Diginitatem”, honraba en la mujer la dignidad que tiene desde siempre en el proyecto y en el amor de Dios y divulgaba que en la historia familiar, personal y social, la mujer ha ocupado un lugar valioso e insustituible, lo cual, las mujeres debemos reconocerlo, defenderlo, y cultivarlo. Benedicto XVI nos dice: “Desafortunadamente la dignidad y misión dada por Dios a la mujer no ha sido siempre comprendida y estimada”, y afirmó: " Las mujeres son constructoras de paz y comunicadoras de humanidad en un mundo que demasiadas veces juzga su valor con fríos criterios de explotación y aprovechamiento”.

Amiga, es importante que conozcas en el Documento de Aparecida los numerales: 451- 458, en el cual hay aportes como: “- La sabiduría del plan de Dios nos exige favorecer el desarrollo de la identidad femenina en reciprocidad y complementariedad con la identidad del varón- Por eso, la Iglesia está llamada a compartir, orientar y acompañar proyectos de promoción de la mujer con organismos sociales ya existentes, reconociendo el ministerio esencial y espiritual que la mujer lleva en sus entrañas: recibir la vida, acogerla, alimentarla, darla a luz, sostenerla, acompañarla y desplegar su ser de mujer, creando espacios habitables de comunidad y de comunión”.

En el numeral 455 se dice: “las mujeres constituyen, en general, la mayoría de nuestras comunidades, son las primeras transmisoras de la fe y colaboradoras de los pastores, quienes deben atenderlas, valorarlas y respetarlas”.

Dignidad y honra
Hay que amarse a sí misma por el gran hecho de ser hijas de Dios Padre y por lo tanto, debemos auto-valorarnos como mujeres dignas y defender la honra por el amor a Dios. Preguntémonos: ¿Cuántas veces por el temor de perder un puesto de trabajo, el aumento de sueldo, una calificación académica, temor a la soledad o por sentimientos como la envidia y avaricia, le somos infieles a Dios y de paso denigramos nuestra honra?

La persona es un ser social, convive con las demás personas en sociedad y actúa en el complejo mundo de la vida social y política; por tanto, cualquier acto que afecta la honra de la propia mujer, afecta la honra de su familia y la de sus seres cercanos.

María exalta la dignidad y honra de la mujer
“En una época de marcado machismo, la práctica de Jesús fue decisiva para significar la dignidad de la mujer y su valor indiscutible. La figura de María, discípula por excelencia entre discípulos, es fundamental en la recuperación de la identidad de la mujer y de su valor en la Iglesia. (Aparecida, 451). Hay esperanza para toda mujer cuando el vaso de su honra tiene alguna impureza y esa esperanza es Jesús y María.

*Miembro de la Comisión de Pastoral Vocacional. jaynesher@hotmail.com
¿Quién mejor que tú para hablar de vocación?
¡Sí, tú! Acepta el reto de convertir ‘la vocación’ en tema de conversación de estos días.


Por Jaime Alberto Marenco Martínez*

Tú que dices ser “católico, apostólico y romano”; tú que a pesar de los ataques y las críticas a la Iglesia (ocasionados muchas veces por nuestra propia actitud errada de cristianos), te mantienes firme en la fe que ella te transmite; tú que eres consciente de la necesidad de sacerdotes, religiosos y religiosas, especialmente en el territorio atlanticense, eres la ‘persona indicada’ para hablar de vocación.

No se requieren grandes conocimientos para comunicar lo que amamos y en lo que creemos. ¿O el niño que apenas balbucea necesita una orientación especial para emitir sonidos repetitivos que alegran a su progenitora pues ella entiende, desde la amplitud de su corazón, que el pequeño dijo ‘mamá’?

Resulta interesante, y hasta emocionante, aceptar el reto que nos propone la Comisión Arquidiocesana de Pastoral Vocacional a propósito de la ‘II Semana Vocacional 2009’ que se realiza del 5 al 13 de septiembre: ¡Hablar de vocación!

Hablemos, pues, de vocación a la vida sacerdotal y consagrada en todos los ambientes que frecuentamos; convirtámoslo en un tema de actualidad, de interés, de conversación, de reflexión, de oración, que no sólo sea tratado en la parroquia o en las reuniones propias de la Iglesia. Seamos más lanzados y atrevámonos a proponer el tema en la fila del banco, en la tienda de la esquina, al finalizar el partido de fútbol, en colegio, en el grupo de estudio de la universidad, en las reuniones de cumpleaños, en el taxi, en la peluquería, en el almacén…

Quizás sea de gran valía para un joven escuchar a sus padres, profesores, vecinos, entrenadores deportivos, entre otras personas de su entorno, hablar sobre la vocación y la necesidad de personas consagradas a Dios en estos tiempos. Así que esparzamos con entusiasmo la semilla convencidos de que la obra es de Dios y que nosotros, humildemente, estamos ofreciéndonos como ‘promotores vocacionales’.

No por casualidad estás leyendo estas líneas. Convéncete que nadie puede ponerle más amor al tema vocacional que tú y yo, porque en ti y en mí hay amor por la Iglesia, el ministerio sacerdotal y la vida consagrada. ¿O me equivoco? Espero tus comentarios en marencomar@yahoo.es.

* Comunicador Social – Periodista y estudiante del ciclo filosófico en el Seminario Regional Juan XXIII.



Dios También te llama desde tu profesión
Por Jorge Eliécer Londoño Romero*

Aprovechando que en la Arquidiócesis se vive un ambiente de vocación, quiero compartirles mi experiencia.

Siendo un joven que apenas entraba a la mayoría de edad, ingresé a la universidad para estudiar ingeniería mecánica, que era mi gran anhelo. Viví lo que todo joven universitario vive: clases, parciales, fiestas y todo lo referente al ambiente universitario.

Viví en un mundo sumergido por los números, planos y máquinas. El estudio lo era todo para mí, hasta que un día, en una Eucaristía, el sacerdote pronunció una frase del papa Benedicto XVI, la cual me llegó a lo más profundo de mi corazón: “Joven a ti te digo, no tengas miedo, Dios no quita nada, Dios lo da todo”, y eso basto para que yo decidiera entrar al circulo vocacional y comenzar mi camino de discernimiento. En ese entonces, me encontraba en noveno semestre y a las puertas de terminar la carrera profesional. Cuando le comenté a mis amigos mi decisión de ingresar al Seminario, sus reacciones no fueron las mejores, algunos no me creían, otros se burlaron y otros no me prestaron atención; más tarde lo entendieron y lo aceptaron.

Al ingresar al Seminario, me encontré con una bella comunidad, que me aceptó sin reparo alguno. Sin embargo, muchos me preguntaban que tenía que ver la ingeniería con el sacerdocio y yo no sabía que responder. Estando ya en el Seminario recibe mi grado de ingeniero, lo cual me llenó de alegría por haber alcanzado una meta; pero la alegría de estar en el Seminario era todavía mayor. Poco a poco fui descubriendo que Dios nos va mostrando el camino cuando sabemos escuchar su voz. Así mismo, nos da los medios necesarios para realizar y cumplir nuestros sueños, sólo que alcanzarlos implica empeño, sacrificios, renuncias. Entendí entonces con mayor claridad lo que el Señor nos dice en Mateo 19, 29: “y todo el que haya dejado casas, hermanos, hermanas, padre, madre, hijos o campos por mi nombre, recibirá el ciento por uno y heredará vida eterna”.

Hoy, puedo decir con toda firmeza que, aunque digamos tener nuestra vida definida, Dios por medio de su plan salvífico, puede virar el sendero de nuestra vida, y puede mostrarnos un mejor camino que nos llene felicidad.

*Estudiante del Seminario Regional Juan XXIII. Ingeniero Mecánico universidad Autónoma del Caribe

El Rincón de Pablito

MÉTETE EN EL CUENTO
Museo vivo, ven para creer.
¿Alguna vez has alimentado un pajarito de dos metros? ó ¿visto un animal con lengua casi tan grande como su cuerpo? Ahora en la nueva atracción del Zoológico de Barranquilla, el Museo Vivo, no sólo podrás ver animales fantásticos, vivirás experiencias sorprendentes. Conoce en esta sección los principales protagonistas de este show.

Carricarri: lo vivo sobre lo muerto
Esta ave enseña a los participantes la importancia de la vida silvestre, el por qué este nuevo espacio se llama así y cuáles podrían ser las consecuencias de dar las espaldas al mundo natural.

Guacamaya bandera: compartiendo de verdad
Algunos piensan que la sesión con la guacamaya bandera es el plato fuerte del Museo Vivo y, probablemente, así sea. Las fascinantes adaptaciones de la guacamaya son algunas de las oportunidades de aprendizaje que tendrán los visitantes al interactuar con una de las aves más inteligentes y hermosas de la Tierra.

Tucán: un pico fuera de serie
La sesión con el tucán, en el Museo Vivo, consta de dos partes: en una de ellas, los participantes pueden observar y aprender sobre la sorprendente obra de ingeniería que constituye su pico y, en la otra, el tucán vuela hasta el brazo de algunos participantes.

Emú: contacto en grande

El Museo Vivo estará siempre lleno de sorpresas; una realmente especial es el contacto con los emúes. Sí, la segunda ave más grande del planeta estará interactuando con los participantes, quienes podrán alimentarla y aprender de sus extrañas adaptaciones como sus plumas bífidas y sus huevos verdes.

Guacamaya verde: vuelos extremos

La sesión con la guacamaya verde permite apreciar todo el poder de su vuelo, el cual puede alcanzar 2 km de altura y 80 km/hora de velocidad. Como regalo especial, algunos participantes se seleccionan para tomar impresionantes fotos, en primer plano, del vuelo de las guacamayas.








miércoles, agosto 26, 2009

Vivir el Año Internacional de la Atronomía
Por Departamento de Comunicaciones FUNADE*
Durante el 2009 se conmemoran los 400 años en que Galileo Galilei apuntó por primer vez a los cielos con un telescopio. Por tal motivo, la Unión Astronómica Internacional lo declaró como el Año Internacional de la Astronomía. Los festejos no se hicieron esperar, desde el 1 de enero en París, se reunieron delegados del mundo entero para dar inicio a esta importante fecha.

Ustedes se preguntarán: ¿Qué es la Astronomía?, pues bien, la Astronomía es la ciencia que se ocupa del estudio de los cuerpos celestes, los fenómenos ligados a ellos, su registro y la investigación de sus orígenes a partir de la información que llega a través de la radiación electromagnética. La Astronomía moderna es además una ciencia que impulsa el desarrollo de la tecnología avanzada y estimula la inclusión de la niñez y la juventud en el complejo mundo de la actualidad.

Conozcamos el Skyler Cafam
La Fundación Arquidiocesana de Educación – FUNADE- en su afán de ofrecer a la comunidad estudiantil herramientas y procesos de gran calidad, que conjuguen perfectamente lo lúdico con lo educativo, trae invitado desde Bogotá el Skyler Cafam, un cine domo virtual portátil, el más grande en Latinoamérica y que cuenta con la última tecnología en audio e imagen, proyectando a través de un domo de ocho metros de diámetro, un video que permite tener una experiencia de inmersión que hará entrar a sus visitantes en la acción que está ocurriendo en la pantalla.

Los viajes que emprendes con Skyler pueden parecer ciencia ficción, pero en realidad están basados en observaciones científicas, datos y modelos auténticos. Skyler cuenta con un sistema de proyección digistar 3SP2, más de 1.5 millones de píxeles de resolución, un sistema de audio base de alta calidad y fidelidad, sonido sound round, autonomía eléctrica para más de 12 horas de proyección y, sobretodo una tripulación altamente calificada.

Skyler Cafam está dirigido a todos aquellos que están interesados en combinar el entretenimiento con la ciencia y la tecnología, siguiendo la línea mundial al conmemorarse en el 2009, el Año Internacional de la Astronomía, según la UNI (Unión Astronómica Internacional)

Skyler Cafam por su movilidad es único en el mundo y por su calidad en imagen y sonido, único en el país, de esta manera, sumerge a sus tripulantes en una experiencia incomparable con el mundo exterior.

Los viajes de este espectacular cine móvil serán a partir del 24 de agosto y finalizarán el 24 de septiembre, estará visitando los colegios Arquidiocesanos: San Pancracio, en el municipio de Soledad, Seminario Conciliar San Luis Beltrán, ubicado en el barrio Ciudad Jardín y el colegio Arquidiocesano Enrique Niessen en el barrio Paraíso, también tendrá destino en los mejores colegios de la ciudad que han decido trasladar el domo hasta sus instituciones. Cabe resaltar, que los estudiantes atlanticenses al interesarse en visitar Skyler – Cafam, demuestran lo importante que es para ellos vivir experiencias novedosas, las cuales despierten el interés por ciencias nuevas y hagan vivir diferentes emociones.

Skyler-Cafam es un proyecto educativo que va de la mano con el Grupo Astronómico Orión-Funade, el cual es desarrollado por los estudiantes arquidiocesanos, allí se realizan jornadas de observación, talleres de capacitación permanentes, creación y lanzamiento de cohetes, teniendo como misión despertar interés y curiosidad en los estudiantes por conocer los últimos avances científicos y tecnológicos, así como al importancia que estos tienen en la sociedad.

La invitación está extendida a todos los niños, jóvenes y padres de familia del departamento del Atlántico que quieran vivir una experiencia fantástica y novedosa, motivados por el afán de ser ciudadanos del mundo en este Año Internacional de la Astronomía. ¡El universo está para que lo descubras!

Mayores informes Sede Administrativa Funade, ubicada en la Cra 69 No 81B-36. Teléfono: 3730702-3559223. Celular: 300 625 42 33 - 300 684 31 17

* Fundación Arquidiocesana de Educación FUNADE
¡Hablemos de Vocación!
Por Alexi Javier Mattos Gutiérrez, Pbro*

Se habla de muchos aspectos, se dialoga sobre temas de interés del momento, pero: ¿se habla de lo que soy, de lo que debo ser? En el mundo actual nos encontramos que se habla muy poco de lo fundamental y esencial para la vida, y hasta en ocasiones, se obvia tocar el tema. En los ambientes familiares se habla del programa de la televisión, del dinero para la ropa, pero nos encontramos que del tema sobre el sentido de la vida y del proyecto de vida casi nada se habla; en el ámbito estudiantil se toca el tema muy someramente y si se logra hacer algo, es enfocado exclusivamente a una carrera universitaria que al fin y al cabo necesita estar enmarcada en una vocación; si es en nuestros ambientes parroquiales se ha escuchado hablar muy tímidamente de vocación. Por lo tanto, se hace urgente en este tiempo actual, hablar de vocación, del llamado que Dios hace a todos a ser felices desde el don que cada uno tenga.

La vocación y la profesión aunque son dos realidades diferentes se enriquecen: la profesión hace parte de una realidad funcional, en la que cumplo horarios, hago parte de una empresa y es hasta cambiable si es el caso de estudiar otra; en cambio la vocación es una realidad existencial porque hace parte del ser de cada uno. Es necesario puntualizar que vocación y profesión no se contradicen, se enriquecen. Nos encontramos con la vocación de ser padres de familias en la que los esposos tienen una profesión que enriquece la vida familiar, por su parte, en el caso de muchos sacerdotes existen aquellos que a demás de tener la vocación sacerdotal se han formado profesionalmente.

¿Quién no desearía ser auténticamente feliz?, pero, ¿Dónde se encuentra la felicidad? No vengo con un portafolio para ser feliz, porque ésta no se haya en cosas ni en situaciones, sino en la persona de Jesucristo que en si mismo contiene el sentido de la vida porque Él es el camino, la verdad y la vida. Cuando sucede la experiencia de encontrarse con Cristo de manera personal descubriéndolo como la razón de ser, puedo de esa misma manera encontrarme conmigo mismo, autodescubriéndome y a la vez descubrir a mi prójimo. Si nos damos cuenta es una cadena de vida: Cristo me da la vida, para darme en servicio y fraternidad. Toda la experiencia con Jesucristo desemboca en la vocación que nos da, la cual hay que despertarla y enriquecerla para llegar a ser lo que Dios quiere y el mundo necesita.

como Iglesia que camina en el departamento del Atlántico, estamos empeñados en Hablar de Vocación, pero a medida que hemos venido avanzando, tomamos conciencia que el trabajo de hablar de manera especial de la vida sacerdotal es un compromiso de todos, por lo tanto, quiero invitarte para que hables de Cristo, quien es el que sigue llamando a muchas personas (niños y jóvenes) a ser sacerdotes para siempre y además nos anuncia que vale la pena entregarle la vida a Dios, pues no nos quita nada, lo da todo.

* Delegado Arquidiocesano para la Pastoral Vocacional
Catedratón 2009
Presencia viva del amor de Dios
Gracias a la generosidad y la solidaridad de un pueblo que tiene fe y ama a su Iglesia, damos testimonio del inmenso amor de Dios y la intercesión de la Virgen María, que permitieron que el pasado 2 de agosto, en el Salón Jumbo del Country Club, se convirtiera en un día inolvidable para la Arquidiócesis de Barranquilla, pues recibimos la Gracia de superar la meta propuesta inicial de 800 millones de pesos, antes de la hora del cierre de la Catedratón 2009.

Desde el gran acto de apertura a las 10:30 de la mañana, la Catedratón cautivó al público presente, a los televidentes de Telecaribe, TB3, Canal 23 de la Universidad Autónoma del Caribe y la Web TV de la Emisora Minuto de Dios, así como a los oyentes de las emisoras radiales que seguían minuto a minuto esta iniciativa de solidaridad.

La presentación de los 28 templos que son fruto de la Catedratón en estos seis años de Siembra, junto a la imagen de la Catedral Metropolitana María Reina, madre de todos los templos en el Atlántico, los seminaristas y los sacerdotes ancianos y enfermos que viven en la Casa Sacerdotal, permitieron que esta Siembra de Paz haya sido abonada en terreno fértil, lleno de mucha esperanza. Al transcurrir la Catedratón, el Señor se mostraba bondadoso con nuestra Iglesia y la Cosecha continuaba, pues la solidaridad y la generosidad de muchos sembradores seguía presente en el Salón Jumbo del Country Club.

La presentación de artistas, danzas y grupos musicales durante toda la jornada de Catedratón, permitieron que el público presente y los televidentes pudieran contribuir con sus semillas de amor en esta obra para la evangelización a través de donaciones en dinero, en materiales, en trabajo comunitario.

Esta gran jornada de música, oración y fraternidad se convirtió en un verdadero milagro de amor, pues faltando seis minutos para las 4:00 de la tarde, se anunciaba con gozo la grata noticia de que la meta había sido superada.

CATEDRATÓN 2009
Llenos de gran alegría, al cierre de esta edición, el consolidado de las donaciones realizadas hasta el momento, superan los 1000 millones de pesos que se convierten en la más grande manifestación de amor del Señor, permitiendo que pronto más zonas pobres del departamento del Atlántico puedan contar con un templo parroquial que contribuya al mejoramiento de la calidad de vida de sus habitantes; de igual manera permitirán apoyar a los seminaristas en su proceso de formación, a los sacerdotes que guían a las comunidades en las zonas más pobres y a los sacerdotes ancianos y enfermos que han dedicado toda su vida al trabajo pastoral. La donación de terrenos, la futura construcción de un templo parroquial, la vinculación de empresas y personas de buen corazón que han anunciado el mantenimiento y adecuación de los futuros templos, también han sido una gran bendición para Catedratón 2009, pues muy pronto más comunidades serán bendecidas con la construcción de la Casa de Dios en medio de sus hogares.

El Arzobispo de Barranquilla, monseñor Rubén Salazar Gómez, junto a sus Obispos Auxiliares, monseñor Luis Antonio Nova y monseñor Víctor Tamayo dieron la bendición y colocaron en manos de la Virgen María, gran madrina de la Catedratón, esta jornada de solidaridad, en compañía de María Patricia Dávila gestora y conductora principal de Catedratón.

El gran acto de apertura de Catedratón 2009 fue inigualable: 31 niños mostraron los frutos de esta Siembra a lo largo de estos 6 años a través de corazones representativos de los 28 templos construidos en algunas zonas de Barranquilla y los municipios del Atlántico, la Catedral Metropolitana, el Seminario Regional Juan XXIII y la Casa Sacerdotal. El grupo musical Misioneros del Amor de Cristo y el Coro de la Arquidiócesis de Barranquilla en compañía del Sacerdote Carlos Hernández y dos seminaristas, interpretaron el himno de la Catedratón, con la coreografía artística de la Escuela de Danzas de Wilman Payares.

El apoyo de la Alcaldía Distrital de Barranquilla, en cabeza del Señor Alcalde Alejandro Char Chaljub, no se hizo esperar. En compañía de su esposa Katia Nule, sus hijos, la Secretaria de Hacienda, Elsa Noguera, la Secretaria de Educación, Lucía Robles y la Secretaria de Planeación, Maria Elia Abchaibe, dieron el primer aporte para la Catedratón 2009, con una donación de 200 millones de pesos.

El Gobernador del Atlántico, Eduardo Verano de la Rosa, junto a su hijo Sebastián, su esposa Liliana Borrero de Verano, el asesor de la Gobernación Dr. Rodolfo Zambrano, anunciaron en la suma de 125 millones de pesos su aporte de solidaridad para seguir sembrando paz y amor en el departamento del Atlántico.

Sin importar la distancia que tuvieran que recorrer, las comunidades parroquiales de la Arquidiócesis de Barranquilla, se hicieron presentes en la Catedratón 2009 y entregaron sus donaciones, producto de bazares, rifas, desayunos y diversas actividades programadas para apoyar la Catedratón desde cada unidad pastoral.

El segundo piso del salón Jumbo del Country Club, fue el lugar escogido para que los asistentes a la Catedratón, disfrutaran de exquisitos platos culinarios, postres y bebidas. Gracias a la coordinación de doña Rosita de Tcherassi, los restaurantes, hoteles y colonias extranjeras de la ciudad, se hicieron presentes como en años anteriores en la Catedratón.

La gran novedad para la Catedratón 2009, fue la Tienda de Ropa, fruto del ingenio y la creatividad de los futuros sacerdotes que se forman en el Seminario Regional Juan XXIII. Con precios sorprendentemente bajos nadie quiso perder la oportunidad de adquirir una prenda de vestir y así contribuir con su aporte en la Catedratón.

Los mimos con su sonrisa y su carisma, recibían e invitaban a contribuir a chicos y grandes que se acercaron al salón Jumbo del Country Club para vivir la Gran Fiesta de Solidaridad en el Atlántico.

La Web TV de la emisora Minuto de Dios, junto a todo el equipo que conforma este medio de comunicación, se hizo presente en la Catedratón 2009, transmitiendo minuto a minuto los detalles de esta gran obra para la evangelización en nuestro departamento del Atlántico. La presentadora Vanessa Saldarriaga fue la encargada de mostrar a los televidentes cómo las unidades pastorales organizaron actividades para la consecución de recursos para la Catedratón.

Con entusiasmo y alegría los asistentes disfrutaron de grupos musicales y danzas presentes en la Catedratón 2009, quienes mostraron en esplendor su talento.

El canal Telecaribe, TB3 y Canal 23 de la Universidad Autónoma del Caribe hicieron posible la transmisión en directo de la Catedratón 2009, bajo la dirección de Doménico Restrepo, quien por primera vez se vincula con su talento y equipo de trabajo a la Catedratón, permitiendo que una vez más nuestros canales de televisión trabajaran unidos, como verdadera familia de Dios, para llevar hasta los hogares la información más completa de esta obra de solidaridad.

La juvenil cantante Barranquillera, Sofía Dacarett Char, interpretó con su melodiosa voz el ‘Avemaría’ y ‘Cantaré, cantarás’, con arreglos del maestro Chelito de Castro, el acompañamiento del Coro que dirige Rocío de la Rosa y el ballet de Rossana Lignarolo. Este gran montaje fue el encargado del cierre de Catedratón 2009, que conmovió a los asistentes y unió en una sola voz a la comunidad allí reunida quienes coreaban la canción ‘Cantaré, Cantaras’ agradecidos por el éxito de la maravillosa Catedratón 2009.

Encuentros con el Arzobispo

La Radio en la Evangelización
Por Julio Giraldo*

Julio Giraldo: Hace pocos meses, la emisora “Minuto de Dios” cumplió 17 años de estar al aire en Barranquilla y ayer, 15 de agosto “Radio María” cumplió 12 años de presencia con su frecuencia en nuestra ciudad. ¿Qué tan importante son estos medios radiales dedicados completamente a la evangelización?

Arzobispo: La presencia en nuestro medio de estas dos emisoras católicas, dedicadas a evangelizar de tiempo completo, adquiere toda su importancia cuando consideramos cómo el mundo de hoy recibe de forma permanente el impacto de los medios de comunicación social. Éstos se han convertido en los grandes educadores de la sociedad: ellos difunden las ideas, los criterios, los modos de ver, los modos de considerar la realidad, los modos de vivir. El cambio cultural profundo que estamos viviendo –este cambio de época que afecta a todos los estamentos de la sociedad- se ha debido a los medios de comunicación que han invadido todos los terrenos, y han logrado llegar hasta la intimidad de los hogares.

A ellos se debe que el mundo entero se haya convertido en “una aldea global” –como lo afirmaba el gran filósofo de la comunicación McLuhan a finales de los años 60- en la que se ha creado una “cultura global” que no siempre responde a los mejores intereses del ser humano.

En los últimos años, especialmente, se ha ido deteriorando en forma alarmante la calidad de esa cultura que se transmite por los medios de comunicación, que con frecuencia no logran librarse de un pansexualismo alarmante, de una exaltación permanente de la violencia, de la tergiversación de la realidad por el afán de la noticia impactante.

En este contexto, “El Minuto de Dios” y “Radio María” ofrecen la oportunidad a muchas familias, a muchas personas, católicas y no católicas, de recibir un mensaje sano, orientador, capaz de ayudar a encontrar el verdadero sentido de la vida tanto individual como comunitaria. Con su transmisión permanente están llevando a todos los oyentes el rostro de Cristo que nos revela al Padre de misericordia que ama, con las entrañas de una madre, a todos los seres humanos y que nos ofrece su Espíritu para que podamos encontrar juntos los senderos de la vida. Se convierten así, en oasis refrescantes en medio de la aridez de la vida diaria, tantas veces amenazada por el sin sentido, ofrecen a los fieles la oportunidad de orar, de reflexionar, de encontrar la solución a muchos problemas morales y sociales.

J. G: ¿Cree Usted, señor arzobispo, que la Iglesia está haciendo una presencia suficiente en los medios de comunicación? ¿Cuál sería el ideal de esta presencia?

Arzobispo: Es perfectamente claro que, dada la importancia creciente de los medios de comunicación, la presencia de la Iglesia no siempre es suficiente. Me refiero tanto a los medios propios –canales de televisión, emisoras, periódicos, páginas de Internet- como a la presencia con programas especiales en los medios pertenecientes a otras entidades. En la actualidad se están haciendo grandes esfuerzos para aumentar esa presencia que, a mi juicio, se hace cada día más necesaria. Ya no basta el púlpito (como se denominaba en otras épocas a la predicación dentro de las celebraciones litúrgicas) sino que es necesario recurrir a todos los medios que nos ofrecen las técnicas modernas de comunicación social no sólo en los medios que acabo de mencionar, sino también con la utilización de los métodos de la publicidad y la propaganda. El ideal sería poder combinar todos los recursos que nos ofrecen los medios modernos para que el mensaje del Evangelio llegue de mil formas diferentes a todos los públicos y logre suscitar en ellos alguna respuesta.

J. G: ¿No suena esto a afán de proselitismo?

Arzobispo: En la homilía de la gran celebración eucarística presidida por el papa Benedicto XVI en Aparecida, Brasil, como preludio de la V Conferencia General del Episcopado Latinoamericano y del Caribe, el santo Padre decía: “La Iglesia no hace proselitismo. Crece mucho más por "atracción": como Cristo "atrae a todos a sí" con la fuerza de Su amor, que culminó en el sacrificio de la cruz, así la Iglesia cumple su misión en la medida en que, asociada a Cristo, realiza su obra conformándose con el espíritu y concretamente con la caridad de su Señor.” Éstas son palabras realmente esclarecedoras. No basta la transmisión del mensaje por los medios, sino que es necesario “atraer” con la fuerza del testimonio del amor vivido en comunidad. Y esta afirmación me permite completar la respuesta anterior. La proclamación del Evangelio a través de los medios no es sino un complemento de lo que tiene que ser el testimonio permanente de la Iglesia al mundo: mostrarle con la existencia concreta de sus fieles, reunidos en comunidad, cómo la vida se llena de sentido, de fuerza, de alegría, cuando se acepta a Cristo en el corazón, se lo celebra en la Liturgia, y se lo testimonia con el servicio desinteresado a los demás. Por esta razón, la tarea que realizan “El Minuto de Dios” y “Radio María” viene a reforzar el trabajo que estamos realizando en nuestra Arquidiócesis con la metodología de la misión permanente. Tratamos de llegar personalmente a cada uno para invitarlo a salir de su apatía y marginación y empezar a participar activamente en la vida de una comunidad que experimenta con gozo creciente la presencia del Señor resucitado en su seno y que se siente llamada con fuerza a llevar a los demás esa experiencia. Y, de esa manera, estas emisoras católicas –a las que estoy profundamente agradecido y por las que pido permanentemente al Señor- se convierten en una ayuda cada día más necesaria.

Parroquias Ayer y Hoy

Catedral Metropolitana María Reina
La iglesia Madre
Por Julio Giraldo*

Es extensa y muy bella la historia de nuestra majestuosa Catedral, convertida hoy en el símbolo religioso, cultural y arquitectónico de la ciudad; pero en esta crónica más que contar su historia, queremos dar a conocer cuál es la realidad de este bello templo veintisiete años después de su bendición e inauguración solemne. Hoy agosto de 2009, se encuentra como párroco el Padre Rafael Ahumada quien nos cuenta cómo se desarrolla la vida pastoral en la Iglesia madre de todas las iglesias de la Arquidiócesis, y cuales son las necesidades materiales de un templo que por su tamaño y especificaciones especiales, requiere de grandes inversiones y de mucha sabiduría de quien lo dirige, para mantenerlo acorde a su realidad arquitectónica. Nos dice el Padre Rafael, que la Catedral como toda parroquia, también tiene una comunidad con una vida pastoral activa, igualmente como lo plantea el nuevo plan de pastoral, se tienen ocho sectores con sus respectivos núcleos y asambleas familiares; existe una pastoral familiar muy activa que se encarga de preparar las nuevas parejas que contraerán matrimonio y animan las eucaristías familiares; igualmente se trabaja con los grupos juveniles y existe un maravilloso grupo que se encarga de la pastoral litúrgica que en la Catedral debe ser especial y con mucha preparación teniendo en cuenta que es aquí en donde se celebran los acontecimientos religiosos más relevantes de nuestra arquidiócesis. En pocas palabras, la parroquia “María Reina”, camina bajo los parámetros de la nueva evangelización.

En cuanto a la parte material, se tiene desde el inició de la Catedral, un grupo de distinguidas personas encabezado por Cielo Támara quienes se encargan de la difícil misión de liderar campañas que permitan el mantenimiento de la monumental obra, considerada la Catedral más grande de Colombia, y que por su tamaño y características, requiere de grandes inversiones anualmente; no es un pecado decir, que nuestra Catedral aún se encuentra sin terminar ya que faltan muchas cosas a pesar de todo el esfuerzo que se ha hecho, una de las necesidades más urgentes en la actualidad, es la reparación de los vitrales que por acción de los vándalos han sido destruidos y porque no decir también. la acción del tiempo los ha deteriorado. Cuando se acerca una nueva fiesta patronal, como católicos debemos recordar que nos corresponde ser solidarios y generosos con la Catedral que es la madre de todas las iglesias de la Arquidiócesis y es también la joya más preciosa de la Ciudad. Para ilustración de nuestros lectores, esta es la Catedral en cifras: El área total del lote es de 12.261 mts2., el área de construcción es de 4.274 mts2. El área del templo es de 3.302 mts2. El área de la placa paraboloide (techo) es de 3.094 mts2.

Datos Interesantes
En la obra de la Catedral, se han empleado: 286 toneladas de hierro redondo. 127.800 sacos de cemento gris. 36.850 sacos de cemento blanco. 49.200 ladrillos corrientes. 40 toneladas de Revestiplast mármol. La Catedral tiene: 92 metros de largo, 38 metros en la parte más ancha ya que la Catedral tiene una forma acampanada que se va estrechando en el ábside del presbiterio. Tiene 38 metros de altura en la parte más alta y caben 4.000 personas cómodamente sentadas.
Vitral Superior.

Vitral Superior
En los altos del frontis hay un vitral de la Santísima Virgen bajo la advocación de María Reina, que nos recuerda que la Catedral está dedicada a ella, A sus lados están los símbolos e los cuatro evangelistas en las figuras de los cuatro animales: San Juan, el águila, San Marcos, el león; San Mateo, el toro; y San Lucas, el ángel.

Decoración Interna
Se destacan dos grandes mosaicos: Entrando al lado derecho: San José, patrono de la Arquidiócesis de Barranquilla. Entrando al lado izquierdo, María Reina, titular de la Catedral Metropolitana. Estos mosaicos tienen 16 metros de alto por cinco metros de ancho en su medida total y cada una de las figuras mide nueve metros de alto. Todo lo anterior, sin hablar del gran Cristo liberador y el significado de todos sus vitrales, nos llevan a pensar en la magnitud de nuestra Catedral en la que debemos poner nuestros ojos y colaborar en forma permanente para su sostenimiento.

* Periodista - Historiador/julioetica@yahoo.com

De Mujer a Mujer

La seguridad de la discípula de Cristo está en el Señor
Por Jaynes Hernández Natera*

“Quien cree en Dios, nunca está solo”, Benedicto XVI pronunció esta frase felizmente en el año 2006, en una homilía en Baviera. Feliz la leí y me dije: “Es cierto, Dios no abandona a quienes confiamos en Su providencia, en Su capacitación, pues soy la primera en aprender algo nuevo con cada artículo de la sección de mujer a mujer”.

La Gracia de Dios siempre acompaña a las mujeres que creemos con fe, con la seguridad que Dios no nos abandona, por eso y con gozosa docilidad escribimos, hablamos, cantamos, oramos, predicamos y evangelizamos como laicas comprometidas, muchas formamos parte de grupos apostólicos, pastorales, voluntariados y otras consagramos nuestras vidas al servicio en los colegios, hospitales, cárceles y en las misiones.

¿Cómo te identificas?
Amigas, somos hijas de Dios, cuando creemos en la paternidad divina; cuando somos discípulas de Jesús; al tener un encuentro con Jesús vivo, le escuchamos, le creemos y seguimos en la vocación a la vida cristiana; también somos hijas de Dios, cuando hemos respondido a la vocación a la cual fuimos llamadas por Él y a través de esta, vamos a su encuentro representado en el prójimo.

Nuestra alma al estar enamorada de la misión evangelizadora de Jesús, nos convierte en misioneras que siguen siendo discípulas, pero además tienen una vocación al servicio, son totalmente desprendidas del yo, conscientes que es Él quien vive en nosotras, vacías de lo inútil, llenas de Su Amor, fortalecidas en la virtud de la generosidad y la humildad, viviendo feliz el apostolado. Recordemos: “Aunque pase por quebradas muy oscuras no temo ningún mal, porque tú estás conmigo, tu bastón y tu vara me protegen” (Salmo 23,4).

Te has preguntado: ¿Por qué sí creo en Dios, no siento la seguridad de ser discípula de Cristo?
Amigas, es que toda discípula cree que Cristo es el Señor, su salvador, que la sana, bendice y libera, pero no todas las mujeres que creen, se atreven a dar un paso adelante ni están dispuestas a aportar ideas que solucionen las dificultades de su entorno, de la parroquia o no se preocupan por hacer actividades evangelizadoras en sus hogares, es decir, creen por simple costumbre pero no son capaces de vivir la fe en plenitud.

La mujer creyente y discípula del Señor

Para ser discípula de Cristo sólo se necesita la disponibilidad, humildad, fidelidad, obediencia, sobriedad, liberarse de apegos, conocer las debilidades y las fortalezas, hacer el esfuerzo de conversión permanente, vida de oración, servicio y gratitud.

Siempre muchas mujeres tienen alguna excusa ante el tiempo para dedicarle a Dios. Muchas no le brindan el espacio que se merece porque se encuentran desmotivadas al no tener un trabajo, por estar enfermas, otras por la edad, algunas dicen que cuando enviude, cuando los hijos crezcan o cuando estén pensionadas y muchas otras excusas.

Yo les recomiendo, que piensen que en realidad Dios se merece el mejor espacio, cuidado y ser el principal pensamiento en nuestras vidas. Yo las invito a que escuchen dos emisoras católicas y canales de televisión de nuestro país que a través de la música y programas espirituales permiten un encuentro con nuestro Padre. También pueden asistir a las asambleas familiares, los cursos bíblicos gratuitos que existen en diferentes unidades pastorales, y lo principal que por supuesto está nuestro alcance, el Espíritu Santo, Él sólo espera que lo invoquemos para venir a nosotras. Muchas veces en vez de pedirle al Espíritu Santo, preferimos vivir en el mundo de la moda y la sociedad de consumo, que promocionan frases como: “Siéntete segura cuando caminas, si usas este producto ó Disfruta un fin de semana segura si.., entre otras.

También nosotras hemos fallado
Las que creemos y le seguimos de una u otra manera hemos fallado. No sólo la sociedad de consumo tiene la culpa en la influencia que ejerce en el público al promocionar la seguridad en lo externo, sino también nosotras, ya que poco o nada promovemos que quien cree en Cristo lo tiene todo y quien es feliz porque cree en Cristo está seguro de amar a través del amor sin límites que nuestro Señor nos da; tengamos presente que el auxilio de María nos ayuda a ser discípulas, que Jesús está presente en los sacramentos, que ser adoradores eucarísticos nos capacita para entender lo que Dios quiere de nosotras y debemos ser el testimonio vivo de estar siempre seguras con Cristo en todo momento. Estamos en estado de misión y todas las mujeres somos necesarias para la Iglesia que Dios quiere, por eso, demos a conocer la noticia a nuestras amigas.

Aún estamos a tiempo de reparar las omisiones por no haber sido oportunas al hablar del primer llamado que nos hace Dios a la vida, al amor, a ser Mujer, a ser mujer de Iglesia, a ser discípula-misionera. Anota la fecha en que tomes la decisión, y para las amigas que ya han tomado esta decisión, es el tiempo de celebrar y alabar a Dios por la Gracia concedida para perseverar.

Si te preguntan: ¿Cómo adquirir seguridad al creer en Cristo?
Responde que la seguridad está contenida en la fe, la fe es un don y hay que tener buena disposición para recibirla en la oración y transmitirla en la familia desde la Palabra de Dios y con testimonio coherente entre lo que se cree y se vive, hay que orar para creer, para que lo que se cree sea a la luz de Dios; identificar en que creemos, porque católicas creyendo en elementos de la nueva era, es inconcebible, así como lo es el no creer en la Gracia de los sacramentos. Creamos totalmente en Dios que nos ama. “En el amor no cabe el temor y el amor desaloja el temor” (1 Juan 4,18).

*Integrante de la Comisión de Pastoral Vocacional. jaynesher@hotmail.com
Caridad en la verdad, un nuevo grito de Dios para la que la humanidad
Por Fulbio de Jesús Labastidas Charris*


Sin duda alguna, al leer la última carta encíclica CARITAS IN VERITATE escrita por su santidad Benedicto XVI, no podemos menos que descubrir en ella, un grito desesperado de Dios a toda la humanidad; un grito en el que se llama al hombre y a la mujer de hoy a la reflexión interior y, a que se descubra en ella, la importancia y la riqueza de que el ser humano persona, es más que un individuo que consume y gasta dinero a montones y que todo lo puede comprar, es más que un individuo que se gasta la vida en conseguir metas y metas para tener más o para hacer más cosas, que la vida humana es más que todo eso, que es la posibilidad de descubrirse un ser creado por Dios por amor pleno; que es la posibilidad de construirse como un ser integral, en el que todos los aspectos de esa misma vida son importantes para esa integralidad; que aspectos como reconocerse único e irrepetible, la relación con los otros a nivel social, la fortaleza de la familia, el estudio, la espiritualidad, la vida de oración que permita una excelente relación con Dios, la solidaridad, el descanso y el desarrollo cultural, son aspectos que sin duda bien integrados y equilibrados conducen a la verdadera felicidad del hombre, pues son aquello que permite encontrarle sentido real y pleno a la vida de cada uno.

Hoy por hoy, el hombre se ha centrado todo en el aspecto económico como único elemento necesario para la realización personal y social; es así como se puede observar, que los hogares cada vez más se desintegran y debilitan por el afán de conseguir más dinero a costa de los tiempos para compartir como verdaderas familias; que las organizaciones empresariales se preocupan sólo por obtener más utilidades a costa de la explotación antihumana que nace del ignorar a los trabajadores y empleados como personas integrales, como seres humanos y reducirlos a simples entes productivos que no experimentan sentimientos; que los gobiernos se preocupan sólo por construir obras en serie y agotar presupuestos, más que en el desarrollo real e integral de las comunidades que se les ha confiado; que las organizaciones educativas de orden primario, medio y superior, se preocupan más por ser competitivas entre ellas y garantizar su permanencia en el tiempo, que por diseñar e impartir programas educativos integrales que le devuelvan a los seres humanos la esperanza y la confianza en que son los protagonistas de su propia existencia y que el conocimiento real, es una herramienta que puede transformar la humanidad y llevarla a la perfección y plenitud. Sin duda todo ello, es lo que el buen Dios reclama hoy por hoy, por medio de un grito desesperado en manos de Benedicto XVI, a quien ha confiado sabiamente la conducción de la Iglesia en esta etapa cronológica de la humanidad.

Caridad en la Verdad, es sin duda, una lectura obligatoria para el hombre y la mujer de hoy, para el joven de hoy, para los educadores de hoy, para los gobernantes de hoy, para los profesionales de hoy, para los religiosos y consagrados de hoy; es un documento que debe ser leído, analizado, discutido y escrutado hasta el fondo más profundo de sus letras, para poder descubrir en ellas ese llamado de Dios, a darle a cada aspecto constitutivo de la vida del hombre su verdadero valor y riqueza.

Amor y Verdad, han sido siempre la brújula que puede guiar al hombre al encuentro de su felicidad; en amor hemos sido creados y somos sostenidos, el mismo Dios que nos creo es el amor perfecto y al ser creados a imagen y semejanza de Dios, somos también fuente inagotable de amor, una fuente que debe estar siempre activada para nutrirnos a nosotros mismos y para nutrir a todo aquel que se acerque, a todo aquel que en el ejercicio de la Caridad se hace nuestro hermano universal. En verdad debemos caminar y conducir la vida, verdad es aquella definición que en Jesús, Dios hace de sí mismo, al proclamarse como la verdad misma y al afirmar con certeza plena, que sólo el encuentro con la verdad nos hará libres; cabe entonces resaltar aquí, que en un mundo que camina de espaldas a la verdad y en el que todo individuo, construye y proclama su verdad de acuerdo a lo que le conviene, es necesario hacer un alto y tomando a Jesús y sus enseñanzas como referente, como verdad plena, descubrir en ella el sentido real por el que debemos conducir nuestra vida.

El hombre de hoy en un mundo de crisis económica como la actual, debe descubrir que su tarea en la vida es ser feliz y que para ello el mismo Dios, ha trazado un proyecto en el cual lo importante es que cada uno descubra en sí mismo, la riqueza que puede y debe compartir con el hermano. Amor y Verdad, son un llamado permanente a que el hombre de todos los tiempos, entienda que no sólo de pan vive el Hombre; que debe ser consciente de su responsabilidad con el mismo y con los demás, que aquellos que tienen más y de sobra, deben analizar que lo que nos sobra, no es totalmente nuestro, que ese pedazo de pan que sobra en tu despensa o en tu refrigerador, son el pan que hace falta en la boca del hermano que muere de hambre en cualquier sociedad del mundo; que aquel dinero que sobra en mi cuenta bancaria, es aquel dinero que falta a un hombre para ser atendido en un centro de salud y que por ello, muere prematuramente a falta de atención medica. Que fácil y maravilloso sería, que todos tomáramos conciencia que sólo compartiendo lo poco o lo mucho que tenemos, hacemos realidad el amor, y de esa forma, se hace presente el Reino que tantos ansiamos y que tanto alejamos con nuestras acciones diarias, mientras clamamos al cielo esperando que nos llegue, como algo mágico, de un mundo alejado, en el que no hemos incluido a Dios, sacándolo de nuestra realidad cotidiana.

* Comisión Arquidiocesana Pastoral Juvenil

lunes, agosto 10, 2009

PORTADA


Encuentros con el Arzobispo

La vida
Por Julio Giraldo*

Jesús es el único dueño y Señor de la vida como lo expresaron los obispos y arzobispos de Colombia en la Octogésima Séptima Asamblea Plenaria del Episcopado colombiano, la cual se llevó a cabo en el mes de y cuyo tema central fue la vida. Hoy, nuestro Arzobispo, también Presidente de la Conferencia Episcopal, Monseñor Rubén Salazar Gómez, se referirá a este tema que preocupa a tantos colombianos debido a las situaciones que se presentan en nuestros días, las cuales destruyen y van degradando este regalo divino.

Julio Giraldo: Un hecho preocupante en la actualidad es el desprecio por la vida en Colombia. ¿Cómo ve Usted esta situación?

Arzobispo: Los atentados contra la vida se multiplican hoy desgraciadamente, en nuestra patria. Hay amenazas que proceden de la naturaleza misma, pero que hubieran podido ser evitadas o que se agravan por la desidia culpable y la negligencia de aquellos que muchas veces podrían evitarlas o que son fruto de la destrucción del medio ambiente en búsqueda de un lucro irracional. Hay amenazas contra la vida como fruto de situaciones de violencia, odio, intereses contrapuestos que nos llevan a agredirnos unos a otros con homicidios, guerras, matanzas y genocidios, como lo experimentamos día a día en nuestra patria; amenazas éstas que se agigantan con el comercio de armas en el nivel internacional, pero también al interior de los países. Hay amenazas contra la vida que nacen de la injusta distribución de las riquezas de la tierra que condena a millones de personas en el mundo a la miseria, al hambre, a la enfermedad, a la muerte prematura. Hay amenazas contra la vida que nacen del comercio de drogas, de la trata de personas, de la prostitución, de la implementación de modelos de sexualidad que, además de ser destructores del amor, son también portadores de graves riesgos para la vida. Hay amenazas contra la vida que nacen de un desconocimiento de la dignidad humana del feto no nacido, o de la sacralidad de la vida del enfermo terminal o del anciano inútil.

J. G:
¿Qué hay detrás de estas situaciones? ¿Por qué hemos llegado hasta aquí?

Arzobispo: ¿Cuáles son las causas de estas amenazas? En el fondo hay una profunda crisis de la cultura del mundo en el que vivimos hoy. Crisis originada por el poner en tela de juicio los fundamentos mismos del saber y de la ética que hace cada vez más difícil ver con claridad el sentido del hombre, de sus derechos y de sus deberes. A esto se añade una situación de descomposición del tejido social fruto de las dificultades, causadas por la complejidad creciente de la sociedad, en la que las personas, los matrimonios y las familias se quedan solas con sus problemas. Por otra parte, en nuestra patria sobre todo, son cada día más frecuentes las situaciones de pobreza extrema, angustia o desesperación, de consecuencias intolerables de la injusticia, tantas veces casi institucionalizada, y de la violencia que no da tregua. Asistimos a una especie de espiral de violencia contra la vida que engendra permanentemente más violencia, más muerte y más destrucción.

J. G: Todas las religiones y las filosofías proclaman la inviolabilidad de la vida. ¿Por qué no han sido escuchadas? ¿Qué hacer para que esta situación cambie?

Arzobispo: Una vez más la respuesta es simple: Hay que volver a Dios, hay que redescubrir que la vida no nos pertenece, sino que la hemos recibido para que la defendamos, la protejamos, la promovamos. Y esto no se logra sin un cambio radical en la educación desde –yo diría sin temor a equivocarme- el seno mismo de la madre. La violencia no es algo connatural al hombre sino que se aprende. El amor y el respeto por los demás, en cambio, sí es connatural al corazón humano pero, a veces desde el seno mismo del hogar en que se nace, se va asesinando esta predisposición para sustituirla por la agresividad, la injusticia y la violencia. El fenómeno de la violencia intrafamiliar que se ha agudizado en los últimos años es profundamente preocupante porque precisamente allí, en los hogares, se están incubando generaciones cada vez más violentas. El mundo moderno ha querido sustituir a la familia fundamentada en el matrimonio por cualquier clase de unión y esto está teniendo consecuencias nefastas: niños y jóvenes sin amor, al borde de la depresión y del abismo del sinsentido de la existencia, que van a ser incapaces de brindar amor.

En ese contexto, nosotros los que creemos en la fuerza del amor tenemos que comprometernos a ser testigos del amor. Desde hace muchos años la Iglesia viene proclamando la necesidad de construir juntos una “civilización del amor”, es decir, una civilización marcada por la justicia, la solidaridad, la corresponsabilidad, la fraternidad; fuerzas, las únicas, capaces de engendrar la paz. Y el cimiento de esa construcción es el profundo respeto a la vida. A toda vida. En todo momento de la vida. Desde el primer momento de su concepción hasta el término natural de la existencia.

La vida es el gran regalo que hemos recibido de Dios y Cristo vino a dárnosla en plenitud, gracias a Su muerte y a Su resurrección. Acojámosla como don y como tarea. Así cambiaremos esta sociedad de muerte por una sociedad de vida y podremos poner las bases firmes para la construcción de la paz que tanto anhelamos en Colombia.

* Periodista - Historiador. julioetica@yahoo.com

SAN JUAN MARÍA VIANNEY
Vida ejemplar en nuestros días

El 4 de agosto conmemoramos el aniversario 150 de la muerte de San Juan María Vianney, Patrono de nuestros sacerdotes y en nombre de quien fue decretado por nuestro Sumo Pontífice Benedicto XVI, desde el 19 de junio del presente año hasta el 19 de junio de 2010, el Año Sacerdotal. Como Iglesia Católica, es esencial que conozcamos los aspectos trascendentales de la vida del Santo Cura de Ars, de esta forma, entenderemos el por qué ha sido escogido como ejemplo de entrega absoluta en el orden del sacerdocio, modelo a seguir por todos aquellos que de igual manera han atendido el llamado para configurarse con Cristo. Los presbíteros de nuestra Arquidiócesis de Barranquilla y comunidades religiosas, deben tomar conciencia del papel trascendental que cumplen en la sociedad y buscar la mejor manera para salvar a tantos hombres que deambulan en el mundo sedientos de fe y amor hacia Dios.


Infancia
San Juan María Vianney, nació en Dardilly, Francia, el 8 de mayo de 1786.Durante su infancia, en la época de 1790, estalló la Revolución Francesa que persiguió incansablemente a la religión católica. Así que San Juan María y su familia, para poder asistir a misa tenían que hacerlo en celebraciones hechas a escondidas, donde los agentes del gobierno no se dieran cuenta, porqué había pena de muerte para los que se atrevieran a practicar en público su religión.La batalla contra la Iglesia católica la hacía el gobierno con el pretexto de implantar "Libertad, igualdad y fraternidad" y llevó a la guillotina a muchos hombres y mujeres, incluyendo a muchos sacerdotes y religiosas. Los sacerdotes tenían que disfrazarse, cambiando constantemente de domicilio, para poder ministrar al pueblo de Dios, que permanecía fiel. Entre estos sacerdotes se encuentran dos que serán muy importantes en la vocación de San Juan: el padre Balley y el padre Groboz.


Ardua formación Sacerdotal
Al subir al poder Napoleón Bonaparte, gradual-mente, la Iglesia obtuvo cierta libertad.Por corto tiempo M. Vianney asistió a una escuela de su pueblo, pero ahora que estaba creciendo, cada vez más los campos exigían de su trabajo. Fue en estas largas horas de faena en las que su convicción de ser sacerdote creció en su mente. Se decía: "Si soy sacerdote podría ganar muchas almas para Dios". El Arzobispo de Lyons, quien era tío de Napoleón, sabía que su primer deber era buscar candidatos para el sacerdocio y así cada parroquia fue instruida para que se iniciase una campaña para promover las vocaciones al sacerdocio. El padre Balley, párroco de Ecculy, abrió en la rectoría una pequeña escuela para formar aquellos jóvenes que sintiesen la vocación. Era la oportunidad para San Juan María Vianney, quien en ese entonces tenía 20 años.Muchos dicen que era torpe, pues tenía mala memoria. Él mismo decía: "Que no podía guardar nada en su mala cabeza". Al ver que le era tan difícil retener especialmente la gramática del Latín, en un momento de desesperación casi se regresa a su casa, pero felizmente el padre Balley captó el peligro en el que se hallaba su estudiante, y le pidió hiciese un peregrinaje al Santuario de San Francisco Regis, en Louvesc. El peregrinaje logró un cambio en él, lo suficiente para salvarlo del sentimiento de desaliento que casi logra apartarlo de sus estudios.El apetito de poder de Napoleón era insaciable. Se había lanzado a la conquista de Europa, lo que provocó que muchos muriesen en su ejército. La falta de soldados lo llevó a reclutar más aun, y en el 1806 la clase de Juan María fue llamada a enlistarse. En el otoño de 1809, Juan Vianney, a pesar de estar exento por ser seminarista, fue llamado para el ejército. El joven Vianney fue mandado a los regimientos de España.El 26 de octubre, San Juan María entró en las barracas de Lyons por enfermarse en medio de la lucha y luego de un tiempo dejó el hospital, pero se encontró con la noticia que su compañía se había marchado. El invierno era recio y una fiebre altísima lo atacó lo que provocó que muy pronto no pudiese seguir avanzando. En ese momento comenzó a rezar el Rosario. Dijo tiempo después que: "Quizás nunca lo recé con tanta confianza". De pronto un extraño se le presentó frente a él y le preguntó: "¿qué estás haciendo aquí?". Juan Bautista le contó lo que le había pasado y a partir de ese momento empezaron a caminar, llegaron a la casa de un labrador y allí estuvo por varios días hasta que se le pasó la fiebre. Mientras estaba en cama por primera vez pasó por su mente la realidad de que sin haber sido culpa suya, el era ahora un desertor. En ese entonces, Vianney adoptó el nombre de Jerome Vincent.En el 1810 un decreto imperial concedió amnistía a todos los desertores de los años 1806 a 1810 y M. Vianney regresó a casa para terminar sus estudios. En octubre 1813, entró en el Seminario Mayor de Lyons. Su inadecuado conocimiento del latín le hizo imposible captar lo que los profesores decían o responder a las preguntas que le eran hechas. Al final de su primer término le pidieron que se marchara, y su dolor y desaliento eran inmensos.Por algún tiempo pensó en irse a una de tantas congregaciones de hermanos religiosos; sin embargo, una vez más el sacerdote Balley vino en su rescate y sus estudios le fueron dados en privado en Ecculy, pero no pasó el examen previo a la ordenación. Un examen privado en la rectoría de Ecculy probó ser más satisfactorio y fue tomado como suficiente, siendo juzgadas justamente sus cualidades morales que sobrepasaban cualquier falta académica.En agosto 13 de 1815, Juan Bautista Vianney fue elevado al sacerdocio, a esa inefable dignidad de la que tan frecuentemente hablaba diciendo: "El Sacerdote solo será entendido en el cielo"; tenía 29 años de edad.


Párroco de Ars. 1818-1859
El pueblecito de Ars se encuentra en una planicie ondulada, que tiene en su centro una pequeña colina donde se encuentra el templo, sirviéndole de plataforma. En el 1815 consistía de unas 40 casas. Su parroquia estaba extremadamente dañada y de igual condición estaba la rectoría, que se encontraba a un lado del valle.En ese entonces, en Ars la desolación espiritual era aún mayor que la material. En los primeros días de febrero de 1818, que el Abbe Vianney recibió la notificación oficial de su traslado a Ars. El Vicario General le dijo: "No hay mucho amor en esa parroquia, tu le infundirás un poco". El 9 de febrero, M. Vianney se dirigió hacia el lugar que sería por los siguientes 41 años el lugar de su sorprendente y sin precedente actividad. Caminó 38 Km. desde Ecculy hasta Ars. Cuando pudo divisar la pequeña villa, hizo un comentario de su pequeñez y al mismo tiempo hizo una profecía: "La parroquia no será capaz de contener a las multitudes que vendrán hacia aquí". Los habitantes del pueblo en su mayoría buscaban los placeres del mundo y no tenían mucha fe, aunque quedaba un pequeño núcleo de personas que permanecían fervorosas.Al llegar, su primera preocupación era la de establecer contacto con su rebaño. Visitó cada casa de la parroquia y para ganar la amistad de los habitantes, les hablaba del estado de las cosechas, del tiempo, de sus familias, etc.respaldo de la comunidad, él oraba y añadía a la oración las más austeras penitencias. Hizo sus propios instrumentos de penitencia. Su cama era el piso, pasaba sin comer varios días. Hasta 1827 no había nadie que hiciese las labores domésticas en la rectoría. Él decía: "El demonio no le teme tanto a la disciplina y a las camisas de pelo; lo que realmente teme es a la reducción de comida, bebida y sueño".


Trabajo Pastoral
La secuela más desastrosa de la revolución era la ignorancia religiosa de las personas. El santo cura resolvió hacer todo lo posible para remediar el estado deplorable de los corazones. Sin embargo, sus sermones e instrucciones le costaban un dolor enorme: su memoria no le permitía retener, así que pasaba noches enteras en la pequeña sacristía, en la composición y memorización de sus sermones de domingo; en muchas ocasiones trabajaba 7 horas corridas en sus sermones. Un parroquiano le preguntó una vez, porqué cuando predicaba hablaba tan alto y cuando oraba tan bajo, y él le dijo: "Ah, cuando predico le hablo a personas que están aparentemente sordas o dormidas, pero en oración le hablo a Dios que no es sordo".Los niños le daban aún más lástima que los adultos y comenzó a agruparlos en la rectoría y luego en la parroquia.En esos días la profanación del domingo era común y los hombres pasaban la mañana trabajando en el campo y las tardes y noches en los bailes o en las tabernas. San Juan luchó en contra de estos males con gran vehemencia.


Consolidación de un pueblo con fe
Pasaron dos años cuando llegó la noticia de que San Juan Vianney sería el Cura de Salles, en Beaujolais. Todo el pueblo de Ars estaba consternado con la noticia. Para asegurar su futuro, el pueblo pidió que su villa fuese erigida en parroquia regular y que su párroco fuese el Cura de Ars. El padre Vianney fue puesto como párroco, ya que hasta ese momento solo había sido capellán. Ese mismo año el Santo Cura de Ars inició los trabajos en el templo. Se construyó una torre, y varias capillas laterales, entre ellas una dedicada a la Santísima Virgen, donde por 40 años todos los sábados diría Misa el santo cura.


Gran Confesor
La afluencia de peregrinos se inició en 1827. A partir del 1828 el Santo Cura no podía irse ni siquiera por un día. Permanecía 12 horas diarias en el confesionario durante el invierno y 16 durante el verano. Los feligreses acudían en gran proporción a confesarse con él, pues en su manera de lidiar con las almas, era infinitamente gentil y al mismo tiempo decía la verdad que el alma necesitaba escuchar para su bien. Sus exhortaciones eran breves y dirigidas al punto necesario. A muchos les leía los pecados en su pensamiento y les decía los pecados que se les habían quedado sin decir. En una ocasión cuando su competencia profesional fue puesta en duda por algunos de sus hermanos sacerdotes, el obispo de la Diócesis mandó a su Vicario General para que averiguase y diese un reporte sobre el asunto. El reporte recibido por el obispo fue más que favorable. Aquello sirvió para que quedase constancia de su vida. Se puede decir que el confesionario era su morada habitual.Quería tener buenas escuelas en el pueblo y para comenzar abrió una escuela gratis para niñas a la que llamó "Providencia". Desde 1827 recibió como internas solo a niñas destituidas.


El final de sus días
Pasaron 41 años desde el primer día en el que el Cura llegó al pueblo de Ars, fueron años de actividad indescriptible. Después de 1858 decía con frecuencia: "Ya nos vamos; debemos morir; y muy pronto".El mes de julio de 1859 fue extremadamente caluroso, los peregrinos se desmayaban en grandes cantidades, pero el santo permanecía en el confesionario. El viernes 29 de julio, fue el último en el que apareció en la parroquia. Esa mañana entró en el confesionario como a la 1:00 a.m, pero después de haberse desmayado en varias ocasiones, le pidieron que descansara. A las 11:00 dio catecismo por última vez. Una hora después de medianoche, aproxima-damente, pidió ayuda: "Es mi pobre fin, llamen a mi confesor". La enfermedad progresó rápidamente. En la tarde del 2 de agosto recibió los últimos sacramentos: "Qué bueno es Dios; cuando ya nosotros no podemos ir más hacia Él, Él viene a nosotros".En la noche del 3 de agosto llegó su Obispo. El santo lo reconoció pero no pudo decir palabra alguna. Hacia la medianoche el fin era inminente. A las 2:00 a.m. del sábado 4 de agosto de 1859, el Cura de Ars encomendó su alma a Dios. Su cuerpo permanece incorrupto en la iglesia de Ars.El 8 de enero de 1905, el Papa Pío X, beatificó al Cura de Ars; y en la fiesta de Pentecostés mayo 31 de 1925, en presencia de una gran multitud, el Papa Pío XI pronunció la solemne sentencia: "Nosotros declaramos a Juan María Bautista Vianney que sea santo y sea inscrito en el catálogo de los santos"