jueves, enero 14, 2010

¿Por qué los sacerdotes son necesarios?
Por Jaime Alberto Marenco Martínez*

Cuando avanzamos en la formación hacia el sacerdocio, en el ejercicio del mismo o desde cualquier espacio en el que se desempeñe un católico, debe surgir en nosotros el interrogante que titula esta página.

Sólo cuando descubrimos nuestra razón de ser, nuestra utilidad o la efectividad de nuestro servicio para el mundo, nos apropiamos con decidido entusiasmo de nuestra propia vida y nos sentimos verdaderamente responsables de la vida de los demás y del progreso del planeta.

A propósito del Año Sacerdotal (Junio 19 de 2009 – Junio 19 de 2010) que ha decretado el Papa Benedicto XVI para conmemorar los ciento cincuenta años de la muerte del Santo Cura de Ars, Juan María Vianney, y teniendo en cuenta que en la Arquidiócesis de Barranquilla acaba de finalizar la segunda Semana Vocacional del presente año en la que se nos invitaba a “hablar de vocación”, nos hemos dado a la tarea desde el Seminario regional Juan XXIII de indagar sobre ‘lo necesario’ que son los sacerdotes.

Con la venia de los encuestados, compartimos algunas frases de las interesantes respuestas que nos dieron.

Los sacerdotes son necesarios porque hacen presente en el mundo el sacerdocio eterno de Cristo. Ellos hacen posible todo lo que sucede en el altar, en el confesionario y al lado de los fieles moribundos. El buen sacerdote es, de alguna manera, otro Cristo. Laura Horbal – Directora Colegio Karl C. Parrish

Son necesarios teniendo en cuenta que, por vocación Divina, acompañan a las familias desde el principio hasta el fin de esta vida, como líderes espirituales, administradores de los sacramentos y ejemplos de virtud. César Caro – Presidente Zona Franca Barranquilla

Son necesarios porque, además de ser los administradores de los sacramentos, están presentes en los momentos más importantes de nuestra vida, especialmente en los de angustia y dolor, dándonos fortaleza y consuelo. Abigail Pardo – Líder comunitaria del barrio La Chinita.

Porque son siervos de Dios en la tierra. Porque estudian la Palabra para enseñarla después. Porque necesitamos a alguien de carne y hueso que nos escuche con reverencia, fe y amor infinito por Dios, pues somos humanos. Paola Alcázar – Directora de Comunicaciones Electricaribe

Para que guíen el rebaño del Señor. Ellos son llamados por Él y se preparan durante años para esa misión. Eso no se improvisa. Rodolfo Zambrano – Asesor de la Gobernación del Atlántico

Porque el mundo está huérfano de guías espirituales para mitigar su sed de justicia, equidad y transparencia que generan la pobreza, la miseria, el hambre y las desigualdades. Lo que hacen falta son sacerdotes, pero verdaderos sacerdotes y de las más importantes misiones espirituales. Víctor Herrera – Director de noticias Caracol Radio


Porque son instrumento de Dios por medio del cual recibimos los sagrados sacramentos. Margarita de Duncan – Directora Ejecutiva Liga de Tenis del Atlántico

Son necesarios porque son como los brazos de un padre que vigila y está siempre pendiente de mostrarte la mejor vía para tu vida. Furio Ricciardiello – Cónsul de Italia en Barranquilla


Son necesarios los sacerdotes porque son la luz que nos ilumina en el diario vivir, son el bálsamo en las penurias y alegrías. Sin ellos, ¿quiénes se encargarían de promulgar la fe? Ana Eloisa Zuñiga – Experta nacional en Protocolo y Relaciones Públicas

Son los portadores naturales de la Buena Nueva de Dios. La guarda del Evangelio es de todos, pero transmitirlo día a día, con conocimiento de causa, sólo puede ser hecho por los sacerdotes que se preparan para ello. Álvaro José Hernández B – Abogado


Son necesarios para ayudarnos a tomar consciencia de nuestra dimensión axiológica y, por consiguiente, para acompañarnos en el desarrollo de nuestra religiosidad y espiritualidad. Gina Pezzano de Vengoechea – Directora Bienestar Universitario Uninorte

Los necesitamos para que lideren la evangelización en el pueblo de Dios. Carola Torres – Cooperadora Salesiana barrio San Roque

Son necesarios porque en cada momento, etapa o evento de la vida del hombre, Dios se hace presente en la vida de éste a través de un sacerdote… Pedro Pinto – Arquitecto

Son necesarios porque ellos, con su formación y testimonio de vida, son el ejemplo y los guías que nos enseñan y ayudan a descubrir la presencia del amor de Dios en nuestra vida. Vivian Godoy – Rectora Colegio Arquidiocesano San Pancracio

Son necesarios los sacerdotes para ser nuestra guía espiritual, base de las demás dimensiones de nuestra vida. Antonieta Russo – Presidente Fundación Pan y Panela

Los sacerdotes son necesarios porque por estar siempre ahí, con su servicio, nos recuerdan la promesa de Jesús y de Dios Padre de estar siempre con nosotros, hasta el final de los tiempos. Edgar Durán Vega – Director DAS Atlántico


Son necesarios para escucharnos y aconsejarnos ante tantas situaciones que se nos presentan en la vida. Ana Isabel Donado – Ama de casa barrio Simón Bolívar

Son necesarios los sacerdotes para que nos acompañen en todo momento, para que nos guíen en la vida para poder llegar a la presencia de Dios y de su amado Hijo y de su amada Madre María. Rodrigo Rodríguez – Periodista

El sacerdote, como hombre que es, es el mejor modelo de rectitud que podemos tener cuando logra superar el riesgo constante (acoso) de las debilidades que la sociedad y el mundo material le presentan. Natalia Rojano de Cantillo – Docente.

* Estudiante del Seminario Regional Juan XXIII – Comunicador Social y Periodista

No hay comentarios.: